La hidratación facial es uno de los cuidados estéticos que debemos realizar a diario para cuidar nuestra piel correctamente, y posponer la aparición temprana de los signos de la edad como las arrugas y la pérdida de tonicidad.

Los cuidados básicos de cualquier tipo de piel se basan en la higiene, en la protección, y en la hidratación.  Los cosméticos hidratantes faciales deben utilizarse a diario, pero…  ¡la industria  cosmética nos ofrece tantas posibilidades, que nos volvemos locas cada vez que tenemos que comprar una simple crema hidrantante! Y ya no te cuento, si lo que tenemos que comprar es una crema antiedad….

Hidratación facial según tu tipo de piel

La piel del rostro es diferente según las características secretoras y funcionales de cada persona. Por esta razón no a todas nos va bien el mismo tipo de crema de hidratación facial. Toma nota, si tu piel es:

  1. Normal tu crema hidratante ideal ha de ser fluida, emoliente, rica en grasas hidrófilas, y con factor de protección solar.
  2. Seca, busca cremas hidratantes están enriquecidas con activos cosméticos emolientes como aceites vegetales, mantecas o extractos vegetales de aguacate, albaricoque o malva. Además, fíjate que incorporen activos cosméticos hidratantes como los hidrolizados de proteínas y extractos marinos. Si tu piel necesita un aporte extra de hidratación, utiliza un serum hidratante, antes de aplicar tu crema hidratante específica para pieles secas. Estos sueros son geles fluidos muy ligeros que alargan el efecto de hidratación.
  3. Grasa, tu crema hidratante debe tener textura ligera o ser en forma de gel. Además, debe ser oil free o libres de aceites.
  4. Sensible, lo más importante que debe contener es Factor de Protección solar, y no incorporar agentes irritantes o potencialmente alergénicos, ni perfumes.

¿Cómo elegir una crema hidratante completa?

Una buena crema hidratante debe incluir los siguientes activos cosméticos:

  • Hidratantes o Natural Moist Factor. Contribuyen a mantener la hidratación de la piel. Algunos ejemplos de activos son la urea, serina, o analina.
  • Actúan como barrera física contra la pérdida de agua. Ejemplos de activos humectantes son la glicerina, el sorbitol o el propilenglicol.
  • Neutralizan el efecto de los radicales libres, principales responsables del envejecimiento cutáneo. Son la Vitamina C, y E Ácido hialurónico, o los extractos vegetales, como el de uva o té blanco.
  • Aportan suavidad. Entre ellos destacan los aceites de rosa mosqueta, el de argán, oliva, jojoba, o almendras dulces, o mantecas, como la de Karité o de cacao.

¿Hidratación facial superficial o profunda?

Existen dos tipos de tratamiento de hidratación facial, la suerficial, que podrás hacertea diario, junto con el tratamiento de higiene, en tu casa, y la profunda que debe ser realizado en cabina a nivel profesional de forma específica y personalizada para cada tipo de piel.

Hidratación facial superficial

  1. Debes hacerla a diario y el protocolo a seguir es el siguiente: tras la higiene facial aplicaras un producto con principios activos hidratantes (hidrolizados de colágeno y elastina, extractos de aloe, caléndula o malva, etc.) que prevengan la deshidratación y ayuden al mantenimiento de la eudermia de tu piel. Aplícate el producto con un suave masaje que mejore la microcirculación de tu piel.
  2. Cosméticos que puedes utilizar para una buena hidratación son:
  • Cremas o emulsiones con principios activos hidratantes como son las lípidos (ceramidas, los acidos linoleico y esteárico, la lanolina, la parafina, etc.), los humectantes (glicerina, poloetilenglicol, urea, hidrolizados de colágeno, etc.), baños coloidales de avena y filtros solares que evitan el daño celular y las manchas solares.
  • Mascarillas: las más adecuadas para pieles secas deben incorporar aceites vegetales como el de almendra o jojoba, para pieles grasas deben llevar sustancias absorbentes de la grasa como el oxido de titanio o el caolín, para pieles sensibles deben incorporar productos calmantes y descongestivos como el azuleno o la camomila y para pieles maduras principios activos biológicos como el colágeno, la elastina o las citoquinas.
  • Parafinas con efecto hidratante, emoliente, suavizante y que faciliten la eliminación de toxinas. Deben evitarse en hidrataciones faciales de pieles sensibles, grasas deshidratadas y desvitalizadas.

Hidratación facial profunda

Debe ser realizado en cabina a nivel profesional de forma específica y personalizada para cada tipo de piel. Dependiendo del estado de hidratación que tengas en ese momento y tu tipo de piel, el esteticista asignara el número adecuado de sesiones para completar el tratamiento. Si realizas este tratamiento cuatro meses antes de la boda es conveniente que realices una sesión mensual a modo de mantenimiento hasta la fecha. Y no olvides que después de la boda debes seguir cuidándote, los buenos hábitos no deben perderse!

Otras recomendaciones que harán que tu piel se vea esplendida

  1. Mantén una dieta equilibrada rica en frutas y verduras
  2. Bebe al menos dos litros de agua al día
  3. Evita los cambios bruscos de peso
  4. Evita el alcohol y las bebidas alcohólicas
  5. Haz ejercicio físico moderado e hidrátate bien antes, durante y después de practicarlo.
  6. Evita el estrés, descansa y procura dormir una media de ocho horas diarias.
  7. Evita los espacios con humo, polución y mal climatizados
  8. No te expongas al sol sin protección, y hazlo de forma moderada evitando la franja horaria de 12 y 16 horas.

Mucha hidratación facial y protección

Por las mañanas y por las noches no olvides limpiar tu piel con lociones o emulsiones limpiadoras suaves y tónico (sin alcohol y si tu tipo de piel te lo permite) aplícate una crema hidratante con Factor de Protección Solar según tu fototipo, y por las noches no olvides aplicarte el serum.

Evita lavarte la cara con agua y jabón. Si te maquillas utiliza fondos de maquillaje fluidos o en crema, mejor que en polvo, ya que estos últimos absorben en agua y los lípidos de la piel favoreciendo así la deshidratación. Y al menos una vez por semana, aplícate una mascarilla facial.