La crema contorno de ojos debe ser un cosmético imprescindible y de uso diario.

A través de la mirada se pueden transmitir sentimientos, emociones, y estados de ánimo, pero también se pone de manifiesto el estado de la piel y el estilo de vida de la persona. En los ojos se refleja el cansancio, la falta de sueño, el envejecimiento, la mala alimentación, o el estrés.

Usar una crema contorno de ojos y prestar atención a la higiene, y otros cuidados de belleza de la zona ocular es de vital importancia para lucir una expresión bella y sin arrugas.

¿Por qué esta zona tiende a arrugarse?

En la zona ocular concurren una serie de factores anatómicos y fisiológicos que hacen de ella un área extremadamente frágil y sensible y, por tanto, susceptible de generar una amplia variedad de problemas estéticos.

Esto sucede porque la piel que rodea a los ojos:

  • es muy fina, mide apenas 300 a 800 micras
  • tiene muy pocas glándulas sebáceas
  • se distiende muy fácilmente
  • hay 22 músculos periorbitales en permanente contracción y relajación.
  • es una zona expuesta al sol, lo que reseca la piel y produce la destrucción de las fibras de colágeno y elastina, lo que acelera la aparición de arrugas.

Patas de gallo

Son arrugas muy finas y en sentido horizontal que nacen en el ángulo externo de los ojos y que constituyen, con frecuencia, las primeras arrugas que aparecen en el rostro de las personas.

Su causa principal es la pérdida de elasticidad que experimenta la piel con el paso de los años, acentuada por las propias características de la piel que rodea a los ojos.

Ingredientes exclusivos en la crema contorno de ojos

Los ojos, son unos órganos especialmente delicados, por lo que la legislación cosmética de los diferentes países publican en sus disposiciones reglamentarias listas de ingredientes específicamente restringidos para su aplicación en la zona ocular

Para estos cosméticos los criterios de seguridad son más estrictos que los aplicados en los ingredientes cosméticos destinados a otras zonas corporales.

Cremas contornos de ojos contra las arrugas

En el abordaje cosmético para las arrugas superficiales horizontales que aparecen en las comisuras exteriores de los ojos se encuentran, además de las cremas contorno de ojos:

  1. Las cremas y sueros “con efecto botox”

Son cosméticos que incorporan activos que trabajan sobre la relajación dérmica, el relleno de las líneas de expresión, y el alisamiento de las arrugas.

Con su composición y forma de aplicación se consigue crear una superficie más lisa y reducir la profundidad de las arrugas faciales. Sus activos cosméticos son: derivados peptídicos, extractos vegetales, hidroxiácidos, siliconas, o silicio que tiene la capacidad de estimular el colágeno y la elastina.

  1. Los peeling

Destinados a renovar las capas más superficiales de la piel nos encontramos con peelings de ácido retinoico o alfahidroxiácidos. Teniendo en cuenta la sensibilidad de la zona a tratar, es conveniente que estos tratamientos los aplique un profesional en cabina.

  1. Microdermoabrasión

Es una variante de peeling mucho menos agresiva. Este tratamiento consiste en frotar la superficie de la piel con suaves microcristales de diversos materiales.

  1. Preparados cosméticos con efecto botox

Estos últimos deben ser administrados por un médico por vía parenteral y basan su acción en un mecanismo neurológico y, por tanto, ajeno a la cosmética.

Gafas del sol a favor para prevenir arrugas

La exposición a luz solar y su excesiva luminosidad nos hacen contraer el músculo orbicular habitualmente y durante largos períodos de tiempo, por lo que la piel adyacente acaba arrugándose, pierde elasticidad y es incapaz de volver a su forma inicial. El uso de gafas de sol ayuda a suavizar esta contracción, y por tanto, a prevenir ligeramente las arrugas.

Uso de cosméticos y preservación de la salud ocular

  • Utilizar preferentemente cosméticos sin perfume, hipoalergénicos y fabricados por empresas reconocidas.
  • Lavarse las manos antes de aplicar cualquier cosmético en la zona del contorno de los ojos.
  • Lavar y desinfectar frecuentemente las brochas y otros útiles de aplicación del maquillaje.
  • Renovar los útiles de maquillaje cada vez que se adquiere un nuevo envase.
  • No prestar ni pedir prestados cosméticos a otras personas.
  • Tener precaución con las sombras para ojos escarchadas, iridiscentes, perladas o que contengan otros tipos brillantes, ya que son más susceptibles de producir problemas oculares.
  • Evitar aplicar cosméticos demasiado cerca de los ojos.
  • No aplicar delineador en el borde interno del párpado.
  • No aplicar cosméticos decorativos ni cremas de contorno de ojos si los ojos están enrojecidos, hinchados o presentan síntomas de infección.

Las características de la piel del contorno ocular la hacen muy vulnerable al envejecimiento, por eso la crema contorno de ojos es de los cosméticos de cuidado diario que antes debe comenzar a usarse.

9 de agosto de 2016