Ahora que se acerca el mes de mayo, mes dedicado a las madres, queremos hacer una pequeña reflexión de cómo fue el acercamiento a la belleza a través de tu mamá.

¿Lo recuerdas?

Hoy desde BePretty recogemos historias reales de mujeres que nos narran cómo fue el primer acercamiento a la belleza y el cuidado personal a través sus mamás.

Madre maquilla felizmente a su hija pequeña

Me maquillaba con mamá

Los recuerdos de Patricia García Caño (CDMX- México)

Cuando cumplimos 14 años, mi madre nos regaló, a mis hermanas y a mí, la primera crema hidratante. Entonces, nos explicó que era como

una crema “milagrosa” y que cuando te la aplicabas tu rostro se llenaba de felicidad. Yo me lo creí por muchos años, y aún es hoy el día que, me siento renovada cuando me aplico mi hidratante.

 Mi abuela era muy presumida e insistía que una mujercita no podía salir de casa sin meter en la bolsa un botecito de una colonia fresca. Y no un perfume muy intenso que hace verte como una fresca. Se murió con 92 años y sin apenas arrugas.

Los recuerdos de Esther Lorenzo Outón (Montevideo- Uruguay)

Siempre recordaré a mi madre muy insistente con la aplicación de protección solar especialmente en aquellos veranos donde pasábamos tantas horas al sol. ¡Además! Insistía mucho en que me acostara siempre con el cabello seco, y fuese bien peinada a la escuela.

Los recuerdos de Asunción Fernández-Albor Baltar (Santiago de Compostela-España)

Mamá e hija pintándose las uñas.

Mamá e hija pintándose las uñas.

Cuando cumplí los 12 años mi madre me regaló mi primer kit

de higiene facial y una crema hidratante. La recuerdo acercándose con aquellos frascos de emulsión limpiadora, la crema hidratante, y

los algodones. Entones me

dijo, que desde aquel día, cada noche tendría que limpiarme bien la piel, y cada mañana aplicarme la crema hidratante, y que sólo así, luciría toda la vida una piel sana y bonita. ¡También me aclaraba el pelo con limón! Siempre se nos insistió mucho en la importancia de llevar una alimentación equilibrada, y nos decían que había que levantarse de la mesa con un poquito de hambre.

Los recuerdos de Daniella Pardi (Caracas – Venezuela)

Como todos saben la venezolana es muy coqueta. Desde que tengo uso de razón recuerdo mi mamá retocándose el maquillaje en el coche. A mi hermana y a mí nos llevaba hacer la manicura una vez a la semana, y la pedicura cada dos semanas.  ¡Me hice todos tratamientos posibles en los salones para conseguir alisar pelo!. A los 14 años me hice mi primer alisado permanente.

¿Cuáles son tus recuerdos?