Cada año, el 19 de octubre se celebra el Día Internacional Contra el Cáncer de Mama como recordatorio del compromiso que debemos tener toda la sociedad en la lucha contra esta enfermedad.

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, y está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.

La buena noticia es que, aunque el cáncer de mama es una enfermedad grave, se puede curar si se detecta a tiempo. Además, en los últimos años se avanzado en el diagnóstico y en el tratamiento, mejorando sustancialmente la tasa de supervivencia al cáncer de mama.

El cáncer de mama en cifras

Se estima que el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida es de, aproximadamente, 1 de cada 8 mujeres.

En el mundo se diagnostican alrededor de 1.500.000 casos nuevos de cáncer de mama anualmente. Posicionándose en la actualidad como tumor más frecuente en la población femenina tanto en países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo. Pero el cáncer de mama no es una enfermedad exclusiva de mujeres, aunque en un porcentaje muy pequeño, los hombres también pueden padecerlo.

Aunque no disponemos de cifras exactas, la mayoría de los casos se diagnostican entre los 35 y los 80 años, con un máximo entre los 45 y los 65.

¿Qué es el cáncer de mama?

Nuestras células, que se dividen regularmente con el fin de reemplazar a las ya envejecidas y mantener el correcto funcionamiento de los distintos órganos.

Este proceso está regulado por una serie de mecanismos, que si se ven alterados, una célula, y sus descendientes inician una división incontrolada que, con el tiempo, dará lugar a un tumor o nódulo.

Si estas células además de crecer sin control, adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis) se denomina tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer. Este tumor puede crecer de tres maneras:

  • Crecimiento local: el cáncer de mama crece por invasión directa, infiltrando otras estructuras vecinas como la pared torácica (músculos y huesos) y la piel.
  • Diseminación linfática: la red de vasos linfáticos que posee la mama permite que el drenaje de la linfa se efectúe a varios grupos ganglionares, situados en la axila, zona central del tórax y encima de la clavícula.
  • Diseminación hematógena: se realiza a través de los vasos sanguíneos preferentemente hacia los huesos, pulmón, hígado y piel.

Diagnóstico precoz del cáncer de mama

Las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial son altísimas, de ahí la importancia de realizarse revisiones ginecológicas periódicas.

La técnica utilizada más eficaz es la mamografía, que consiste en una radiografía de las mamas capaz de detectar lesiones en estadios muy incipientes de la enfermedad. La dosis de radiación empleada en la mamografía es mínima, por lo que resulta inofensiva.

Otros métodos complementarios a la mamografía son la exploración física, realizada periódicamente por el médico o por la propia mujer. Sin embargo, este método es poco eficaz y no permite diagnosticar tumores pequeños, que sí serían diagnosticados con una mamografía. Se estima que la mamografía permite detectar el 90% de los tumores y el examen físico menos de un 50%.

¿Cómo se trata?

Una vez que se ha confirmado el diagnóstico de cáncer de mama y se han realizado las pruebas necesarias para conocer en qué fase está la enfermedad, se debe determinar cuál es el tratamiento más adecuado para cada persona.

El especialista recomendará y explicará las posibilidades del tratamiento más adecuadas en cada caso, para que una vez que la paciente haya recibido la suficiente información pueda, junto con el médico, tomar una decisión.

El tratamiento del cáncer de mama, como ocurre en la mayoría de los tumores, es multidisciplinar. Distintas especialidades trabajan juntas para combinar terapias y ofrecer al paciente las mayores posibilidades de curación.

Los tratamientos más frecuentemente empleados en el cáncer de mama son la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia, y la hormonoterapia.

Reconstrucción mamaria

La reconstrucción mamaria para aquellas mujeres que hayan tenido que ser sometidas a cirugía proporcionará una mejoría la imagen que, indudablemente repercutirá en el estado de ánimo de la paciente.

Hay muchas mujeres que se han reconstruido la mama y otras muchas que no. La decisión de reconstruirse la mama debe ser siempre personal y, tiene que basarse en una buena información.

La reconstrucción de la mama puede realizarse de forma inmediata tras la cirugía o pasado un tiempo, meses o años después. La intervención debe realizarla un cirujano plástico que, gracias a las nuevas técnicas, podrá crear una mama similar en forma, tamaño y textura a la no operada. En la actualidad, existen muchas técnicas para reconstruir la mama.

Para aquellas mujeres que no puedan o no quieran reconstruirse la mama existen otras posibilidades como las prótesis externas que se adaptan a sujetadores específicos.

Últimos avances llenos de esperanza

El los últimos 10 años se ha avanzado mucho en el tratamiento, diagnóstico y prevención en el cáncer de mama.

  • Avances en el diagnóstico. La incorporación de la Resonancia Magnética para la evaluación de lesiones sospechosas, y los métodos preventivos en mujeres con mamas densas o con antecedentes familiares que hagan sospechar un síndrome hereditario ofrecen la posibilidad de un diagnóstico en estadios muy incipientes de la enfermedad.
  • Avances en la prevención. La quimioprofilaxis de cáncer de mama con exemestano ha posibilitado aplicar estrategias de prevención en mujeres de alto riesgo.
  • Avances en el tratamiento local. La reconstrucción inmediata de la mama tras la eliminación del tumor, en el mismo momento de la intervención, disminuyendo así el impacto negativo de la cirugía. Además, la técnica del ganglio centinela, reduce notablemente la morbilidad quirúrgica.
  • Avances en el tratamiento sistémico. Las terapias dirigidas y la clasificación molecular ayudan a determinar el riesgo de recidiva de una paciente en concreto y adaptar el tratamiento en función de los resultados.

BePretty en la lucha contra el cáncer de Mama

759957La contribución de BePretty en el Día Internacional contra el Cáncer de Mama es la de recordarte la importancia de realizar tus controles periódicos ginecológicos, porque las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial son prácticamente del 100%.

Realiza tu autoexamen con Bepretty aquí:

Chile

Colombia

 

Fuente: Asociación Española Contra el Cáncer. www.aecc.es