El cuidado de la piel a través de la dieta se basa en seleccionar aquellos alimentos que reflejan una mejor textura y salud de la piel.

Para tener una piel sana y con buen aspecto es necesario llevar una dieta que incluya alimentos integrales no procesados, como los cereales, frutas y verduras, entre otros.

¿Qué estamos haciendo mal en el cuidado de la piel?

El ritmo acelerado en el que vivimos, el estrés, la nutrición  deficiente, la contaminación que nos rodea, el tabaco, el sol, son algunas de las causas frecuentes de alteraciones en la piel, y de envejecimiento cutáneo prematuro.

Los alimentos que ingerimos, el agua que bebemos y en el aire que respiramos están, en muchas ocasiones, están alterados y pueden ser dañinos para nuestra salud.

Nutrientes claves en el cuidado de la piel que envejece

Es conveniente aumentar el consumo de alimentos ricos en azufre (huevos, ajos, cebollas, acelgas), cinc como los cereales integrales, selenio (cebolla, levadura de cerveza), vitamina E (espárragos o germen de trigo), y alimentos que incorporen ácidos grasos esenciales, como el aceite de onagra.

Nutrientes claves en el cuidado de la piel en el embarazo

Cualquier deficiencia nutricional en el embarazo puede afectar al estado de la piel. La escasez de nutrientes utilizados en la reparación del tejido conectivo, como las vitaminas E y C, el selenio o el cinc, contribuyen a la formación de estrías.

Nutrientes claves en el cuidado de la piel seca y agrietada

La carencia de vitaminas del complejo B, principalmente la B6, la B12, y el ácido fólico, pueden provocar la aparición de piel seca y labios agrietados. El aumento en el consumo de ácido linoleico (aceite de girasol), silicio (aguacates), vitamina E (germen de trigo) y vitamina C, contribuyen a mejorar el estado de deshidratación de la epidermis.

Nutrientes claves en el cuidado de la piel con psoriasis

Una dieta rica en cafeína, alimentos refinados, especias y alcohol puede agravar este problema multifactorial. El consumo de cantidades extra de pescado, alimentos ricos en cinc, vitamina C y complejo vitamínico B, protegen los sistemas nervioso e inmunitario, alterados en la psoriasis.

Nutrientes claves en el cuidado de la piel quemada por el sol

La protección de la piel frente a las radiaciones solares también puede ser externa. El consumo de cantidades extra de alimentos ricos en betacarotina, la zanahoria, y alimentos ricos en fenialanina, como los lácteos o las legumbres, pueden reducir la vulnerabilidad a las quemaduras de las personas con la piel delicada. Si ya te has quemado, debes consumir alimentos ricos en cinc, vitamina E y C.

Nutrientes claves en el cuidado de la piel grasa y acnéica

Se deben evitar los alimentos muy grasos y condimentados, así como, los alimentos refinados, los ricos en yodo, y los dulces.

Un trío infalible en el cuidado de tu piel

Una buena higiene, protección e hidratación, realizar actividad física moderada, y seguir una alimentación equilibrada conforman en trío estrella para conseguir una piel sana y reluciente.

  1. Los cuidados básicos de cualquier tipo de piel se basan en la higiene, en la protección, y en la hidratación.

Desmaquíllate cada día, y si no te has maquillado, debes limpiar tu piel por las noches igualmente. Hazte con un kit de higiene compuesto de un jabón o mouse, una esponja, unos algodones y un tónico facial. Además, debes hidratar tu piel, y para que una piel se hidrate correctamente debe estar limpia. Para hidratarte por dentro debes beber, al menos dos litros, de agua al día. Se recomienda hidratar la piel en profundidad y en manos de profesionales al menos una vez al mes. Hazte un tratamiento de hidratación facial, de cuello y escote, o corporal. Además, a diario debemos mantener la hidratación en casa, empleando los cosméticos adecuados a tu tipo de piel y edad, y aplícate una mascarilla facial, una vez por semana, que limpia, hidrata, tonifica y tensa la piel.

Además, un recurso infalible para luchar contra el envejecimiento prematuro es no tomar el sol, y protegernos diariamente usando cremas con alto Factor de Protección Solar (FPS).

  1. La actividad física, es un secreto de belleza para lucir un cuerpo espléndido y un rostro bello. Practicando deporte, te sentirás con mucha más energía y vitalidad, con lo que mejorará tu imagen externa a la vez que te cuidas internamente. Elige el deporte que más te guste, paddle, body combat, zumba, danza del vientre, y aquel que se adapte a tus horarios. ¡Y no te olvides de estirar, es necesario y beneficioso antes y después de hacer deporte!
  2. Alimentación equilibrada rica en nutrientes muy variados como las vitaminas A y E, así como los ácidos grasos Omega 3 y 6.