Saber cómo vestirse para una boda es algo que preocupa a muchas de nosotras.

Cuando nos invitan a una boda le damos mil vueltas a nuestro outfit: que si mejor traje corto o traje largo, que si puedo llevar un pantalón, que si será adecuado, si lo suficientemente elegante, que si puedo vestirme de blanco, de negro, o qué me pongo si estoy embarazada, ¡vestirse para una boda no siempre es tarea fácil!

¿Puedo ir de largo o se lleva más el corto?

El largo del traje dependerá de la hora del día, la ocasión concreta, las tendencias de la moda y de lo que mejor siente a las proporciones de cada mujer; éste puede ser hasta la rodilla, inmediatamente debajo de ésta o hasta los tobillos. ¡Incluso traje corto tipo “mini”! Veamos cuando es más conveniente uno u otro.

¿Cómo vestirse para una boda a mediodía?

  • Traje: preferiblemente de largo
al menos por debajo de la rodilla, mejor en tonos claros y sin tejidos brillantes.
  • Complementos: bolso de mano, se puede utilizar tocado o pamela, ésta última sólo si el traje es corto
  • Zapatos: cerrados, de tacón medio o alto, tipo mule o sandalias.
Si se lleva vestido largo, mejor zapatos abiertos.

¿Cómo vestirse para una boda por la tarde/noche?

  • Traje: preferiblemente vestido largo o al menos por debajo de la rodilla. Los tejidos para este tipo
de vestidos no tienen límite: rasos, tafetanes, organza,
pedrería, terciopelo… Se pueden complementar con toreras, chales y estolas.
  • Complementos: bolso de mano en materiales ricos como lentejuelas, carey, o telas bordadas. Igual que en las bodas a mediodía, se puede utilizar tocado o pamela si el traje es corto.
  • Zapatos: si el vestido es corto, pueden ser cerrados;
si es largo, mejor abiertos.

¿Cómo vestirse para una boda formal?

Si el boda tiene lugar durante el día, puedes llevar un vestido, con un largo hasta la rodilla o debajo de ésta, o un traje de chaqueta elegante, zapatos de tacón alto o medio y un bolso pequeño. Si optas por llevar sombrero o pamela, es preferible llevar traje de chaqueta que vestido. Si el sombrero tiene ala, quedará mejor con el pelo recogido.

¿Cómo vestirse para una boda de etiqueta?

Cuando una boda requiere etiqueta, no vale todo, debemos adaptarnos a las normas que rigen la etiqueta y las pautas para usarla en este acto protocolario. La descripción de la etiqueta, cuando ésta es requerida, suele venir indicada en la invitación.

El vestido puede ser tanto sencillo y discreto como extravagante, siempre y cuando no resulte estrafalario. Se puede optar también por un dos piezas compuesto por camisa o top sin mangas y falda larga, respetando el largo hasta los pies.

La falda o el vestido ha de ser largo, elegante y confeccionado con tejidos nobles como crepé, gasa, terciopelo, seda, raso, muaré, etc. Se admiten múltiples opciones respecto a los escotes, tipos de tirantes, espaldas escotadas, bordados, lentejuelas, etc.

Con respecto al colorido, existen distintas alternativas siempre y cuando sea estéticamente adecuado. El negro es, como siempre, una apuesta segura con la ventaja de que se puede combinar con blanco o beige discretamente o con rojo para las más audaces. Se permiten las combinaciones más atrevidas como fucsia y rojo, azul y verde, etc., siempre y cuando la elección resulte armónica. Se debe escapar de los blancos y crudos, por esto de no hacerle la competencia a la novia.

Los mil y un tejidos adecuados para una boda

Existen muchas opciones de tejidos para vestirte para una boda. Como referencia destacamos un vestido de lana ligera, seda, terciopelo o algún otro tejido noble; un conjunto de pantalón o falda formal con una camisa o top sencillo, o con un toque discreto de fantasía, con una chaqueta tipo bolero y un chal o foulard.

¿Y qué hay de los complementos y el calzado?

  • Joyas: Durante el día las joyas deberán ser sencillas y elegantes. Si la boda es de noche podrán llevarse joyas más sofisticadas. No debe llevarse reloj de pulsera.
  • Chaquetas o echarpes: el traje podrá ir acompañado de un echarpe o chaqueta del mismo tejido, o por el contrario en un color diferente que haga contraste.
  • Bolsos: durante el día es más adecuado lucir un bolso pequeño y con asas no excesivamente largas, o una cartera de mano. Y si la boda es muy forma, el bolso. además de ser pequeño, será preferiblemente de metal, carey o pedrería, nunca de piel.
  • Zapatos: su color no tiene por qué ser igual al del bolso ni al del traje, y deben ser, preferiblemente, de tacón. Con el vestido largo se recomienda zapato abierto o sandalia.

¿Cómo vestirse para una boda si estás embarazada?

Dependerá mucho del trimestre en el que te encuentres pero si ya la tripita es notable, y para saber cómo vestirte para una boda, buscarás un outfit que alongué tu figura, te aporte esbeltez y equilibre el volumen del pecho y la tripa con el del resto del cuerpo.

Con respecto a los tejidos, en general, debes evitar los tejidos muy rígidos, especialmente en la parte superior. Opta por los naturales y finos, en la medida de lo posible, pues otro de los cambios que seguro notas es que tendrás más calor de lo habitual. Recuerda que los tejidos de color oscuro estilizan, y los de colores claros y los estampados, los brocados, encajes y terciopelo, aportan volumen.

Un vestido tipo cruzado en la parte delantera o uno con corte imperio te harán con su talle alto ganar esbeltez, y lo más importante, te sentirás cómoda y con mucho estilo para asistir a la boda. Los escotes que aportan mayor esbeltez y mejor disimulan el volumen de tu pecho son el tipo halter, en pico, en v, u ovalado amplio, y la manga tres, la manga sastre, así como las mangas ranglan, quimono o japonesa y perdida, restan volumen a los hombros y, por lo tanto, al tronco. Evita todos los detales a modo de volantes, pliegues o mangas, que te añadan más volumen.

Si te encuentras más cómoda con pantalón, podrás optar por un pantalón tipo recto con el que ganarás esbeltez y lucirás muy elegante. El ancho tipo pallazo, solo te quedará bien si tienes una altura considerable.

El zapato alto no es lo más cómodo durante el embarazo, aunque si decides usarlo, ¡sé precavida y ten a mano otros zapatos más bajos y anchos para cambiártelos cuando lo necesites! Tus pies se irán hinchando a lo largo del día.