Hoy hablaremos de outfits de trabajo…. porque ladies, desgraciadamente ¡se acaban las vacaciones! y pronto estaremos de vuelta en la rutina, los madrugones, los desayunos a todo correr, y el no saber qué ponerte para ir a la oficina sin verte con un look aburrido y un poco “como todas”

¿Te  gustaría leer algunas ideas de cómo ir adecuadamente vestida al trabajo? ¡Entonces vamos allá! Esta es la guía definitiva de básicos para formar tu cápsula de trabajo.

¿El “todo vale” de la moda actual también en los outfits de trabajo?

La tendencia actual de la moda apuesta por la mezcla de estilos, colores y estampados, capaz de romper tabús y ciertas reglas encopetadas del pasado. Las combinaciones que durante mucho tiempo fueron consideradas poco elegantes están ahora de moda: cuadros escoceses con rayas, flores con lunares, rojo con naranja o rosa, etc. Pero, por muy individualista y permisiva que sea la moda, no debemos olvidar que siguen existiendo, especialmente en determinados entornos profesionales, ciertas normas que siempre se debes tener presentes cuando escojas tus outfits de trabajo.

¿Por qué debería preocuparte tus outfits de trabajo?

Ir adecuadamente vestido al trabajo es una de las cuestiones que más preocupa a la mayoría de las personas. Los distintos trabajos requieren diferentes estilos de vestimenta y, por ello, es importante que te vistas de acuerdo a la filosofía que promueve la empresa en la que trabajas o en la que quieres trabajar.

Guía definitiva de outfits para trabajo

  • Customiza el traje de chaqueta: busca nuevos estilos de pantalones, por ejemplo los tipo culottes, faldas mini, o chaquetas oversize. ¡No se lleva nada el traje completo, ni monocolor!
  • Atrévete por lucir otros colores. Nada de siempre gris, negro o azul marino. ¡Recuerda optar por los colores de tu paleta estacional! Y recuerda que la imagen corporativa de algunas empresas se articula en base a determinados colores.
  • No tanto blazer, y apuesta por un look más top, como los son la americana de corte masculino o una levita.
  • Invierte en un buen bolso
  • No te exijas llevar tacón si no lo resistes. Anímate por unos zapatos clásicos, cómodos y bonitos. ¡Y no olvides que el zapato plano también se lleva!
  • Refresca tu outfit de trabajo vistiendo más camisetas y no tantas blusas, que con una americana adecuada, un pantalón bonito y unos zapatos de corte salón, te sentirás más cómoda pero igualmente correcta para ir a trabajar.

Outfits de trabajo con más o menos libertad

Realmente hay tantos outfits de trabajo como entornos laborales. Algunos puestos requieren traje de chaqueta, y otros, uniformes específicos, especialmente por motivos de seguridad laboral y protección, como es el caso de médicos, pintores, químicos, personal de seguridad, etc.

Hay otros trabajos que, aunque no lleven implícito el uso obligatorio de vestimenta formal, requieren un atuendo determinado; por ejemplo, un comercial vestido de traje de chaqueta aporta seguridad y refleja profesionalidad frente a los clientes.

Por último, existen también muchos entornos laborales donde los trabajadores gozan de total libertad en la vestimenta.

Outfit de trabajo muy corporativo

Como parte de la comunicación empresarial y la imagen corporativa los outfits de trabajo cada vez se atienden con más detenimiento.  Algunas empresas han empezado a darse cuenta de las ventajas que conlleva una plantilla con buena presencia. Un empleado con buena imagen se siente seguro y contento consigo mismo. Esta sensación de bienestar le ayuda a transmitir seguridad y profesionalidad, y por tanto, a representar positivamente a la compañía.

Las empresas saben que sus trabajadores son sus mejores embajadores, y que si éstos están conformes con su propia imagen, serán capaces de transmitir una seguridad que se traducirá en una mejora de las relaciones interpersonales con clientes, compañeros, proveedores o jefes, proyectando confianza, respeto, profesionalidad y credibilidad. Esto se traduce en mayor productividad, mejor rendimiento, y un ambiente laboral más profesional y agradable.

Si tienes un trabajo informal ¿cuáles podrían ser tus outfits de trabajo?

Pues en este caso tampoco existen reglas específicas, por lo que el vestuario dependerá del estilo o humor de la persona. Podrás optar por un traje de múltiples estilos y formas, siempre buscando aquellos cortes más favorecedores: faldas largas, cortas, pantalones de todos los estilos y formas, tejanos, pantalones de pinzas, etc. Los bolsos en este caso gozan de total libertad de tamaños. Y los zapatos o sandalias deben combinar con el resto del vestuario, sin necesidad de recurrir al tacón.

Si le quieres dar un toque de informalidad al vestuario, puedes recurrir a las combinaciones de unos tejanos con una parte de arriba más elegante como una camisa de seda o gasa, o un conjunto de pantalón con chaqueta y un top. Otra opción es la de combinar un atuendo informal con complementos y accesorios que le den un toque más elegante.

¿Y cómo debe ser mi outfit para entrevista de trabajo?

En una entrevista
de trabajo, los cuatro primeros minutos
serán definitivos para
una oportunidad posterior
o un rechazo definitivo. Recuerda que sólo tienes
una oportunidad
para causar una primera impresión. Mantén la calma
, y conserva un gesto tranquilo.

No hay un código universal para vestirse para una entrevista pero, en caso de duda, siempre debe hacerse de manera discreta. Es importante tener en cuenta que, aunque queramos trasmitir una imagen determinada, ésta debe resultar cómoda y natural. Veamos tres casos diferentes:

  1. Entrevista de trabajo para un puesto en un banco o para un puesto de comercial. Este trabajo conlleva mucha exposición al público, por lo que los estilos tradicionales y formales son los más adecuados. Puedes optar entre un traje sastre de falda o pantalón; un pantalón de corte clásico con una camisa y una rebeca o un jersey de tonos suaves. Los complementos irán en armonía con el vestuario y serán mínimos y discretos: pañuelo, bolso cómodo y zapatos bajos o de medio tacón.
  2. Entrevista de trabajo para un puesto en una empresa de corte más artístico o creativo, como puede ser el trabajo en una galería de arte o en una agencia de publicidad. Se debe adaptar la vestimenta a la de una persona creativa o con un aire sofisticado pero con una línea formal y contenida.
  3. Entrevista de trabajo para un puesto que requerirá uniforme, como puede ser un empleo en una farmacia, en una fábrica de producción o como dependienta de unos grandes almacenes. Se debe de acudir vestido con un estilo propio, elegante y formal, por ejemplo con unos pantalones de pinzas, una camisa clásica y unos zapatos formales.