La rutina de limpieza facial que realizas todos los días es lo que hace la gran diferencia a la hora de conservar en el tiempo una piel linda y joven .

Rutina de limpieza facial

Debes limpiar tu piel todos los días mañana y noche. En la noche para retirar maquillaje, y contaminantes del ambiente, y en la mañana para retirar las toxinas y grasa que tu piel expulsa mientras duermes.

¿Como elegir el producto de limpieza para la rutina de limpieza diaria?

Si tu piel es normal grasa, zona T oleosa y zona contornos seca, tu producto ideal de limpieza es una emulsión o leche, pero si tu piel es grasa excesiva, acné presente, debes utilizar jabón o gel, y si tu piel es muy seca y sensible debes utilizar crema.

Es importante tener el producto de limpieza indicado, de lo contrario puedes general un trastorno en tu piel. Si necesitas asesorarte, todos nuestros tratamientos faciales incluyen asesoría en el cuidado de la rutina de limpieza diaria.

Rutina de hidratación facial

Hidratación, es la sustancia mas importante para la piel, una piel hidratada se conserva joven y saludable.

En la mañana debes hidratar ya sea con serum y crema o solo crema, debes elegir una crema que te aporte una textura liviana y cómoda para tu piel.

Por la noche debes usar serum o serum y crema, en general un buen serum no necesita de una crema que lo acompañe, a mi criterio un serum es todo el aporte que tu piel necesita para nutrirse.

rutina de limpieza facial

 

Rutina de protección solar diaria

Protección solar, esta debe ser factor 30 o 50 menos que eso no sirve, y la aplicación debe ser cada 4 horas, que es lo que dura la protección del bloqueador en tu piel.

Rutina de limpieza profesional

Limpiar tu piel 1 vez al mes es importante para despejar los poros de impurezas y toxinas, así las cremas y productos se pueden absorber, y también estimular tu piel con tratamientos profesionales cada cierto tiempo así la conservamos joven y activa. En Zapatitos Rojos trabajamos diferentes tratamientos desde limpieza hasta tratamientos para recuperar una imperfección en tu piel.