Es importante destacar que esta técnica NO reemplaza la mamografía.

¿Por qué debo examinarme?

Porque debes conocer tus mamas, además de ir al ginecólogo o matrona en forma periódica y realizarse una mamografía anual después de los 40 años. Es importante que todos los meses te examines -palpes- tus mamas.

¿Cuándo debo examinarme?

El autoexamen debe ser mensual, a partir de los 15 años de edad y para toda la vida, incorporándolo como una rutina.

Si tienes la regla, es recomendable realizarlo 10 días después de iniciada la menstruación.

Si estás embarazada, amamantando o en menopausia, elige un día para hacer el autoexamen y repítelo todos los meses en la misma fecha.

¿Cómo debo examinarme?

1.Comienza el autoexamen en la ducha

  • Usa la mano derecha para examinar la mama izquierda y luego cambia de mano para examen la otra mama.
  • Palpas la mama con los tres dedos centrales de la mano contraria, en forma circular alrededor del pezón.
  • Comienzo palpando la axila, busca los ganglios, bultos o «porotos» en el hueco axilar.
  • Continúa el autoexamen desplazando los dedos sin flectarlos y sin levantarlos de la superficie, realizando a lo menos 3 círculos hasta palpar el pezón.

Si detectas cambios en la piel o pezón, o si palpas un nódulo o «poroto», ¡No esperes! Consulta a un mastólogo o acude a la matrona.

2. Mírate detenidamente en el espejo

  • Cuando te seques después de la ducha, ubícate frente a un espejo para observar cuidadosamente tus mamas
  • Con los brazos extendidos a cada lado, busca cambios como nódulos o abultamiento que sobresalgan, hundimiento de la piel, zona enrojecida o «piel de naranja», cambios o heridas en el pezón, venas más dilatadas.
  • Luego, levanta tus brazos y observa tus mamas de frente y de costado, girando suavemente tu cuerpo de un lado a otro.
  • Para observar cambios en la parte inferior de las mamas, con la mano derecha levanta la mama izquierda y luego cambia de mano para observar el borde inferior de la otra mama.
  • Pon firmemente tus manos en las caderas y hago fuerza con los codos y hombros hacia adelante. Mira detenidamente si hay cambios en alguna zona de la mama o en el pezón.
  • Finalmente, con una mano sostén tu mama izquierda y con los dedos índice y pulgar de la mano derecha, comprime suavemente el pezón para observar la posible salida de líquido sanguinolento o sangre propiamente tal. Luego cambia de mano para sostener y comprimir el pezón de la otra mama.

3. Realiza el autoexamen tendida o acostada

  • Esta posición es ideal para palpar nódulos que están muy posterior o para examinar mamas grandes.
  • Tendida sobre la cama, pone una almohada o toalla para levantar tu torax, ubica el brazo derecho flectado detrás de la cabeza para liberar totalmente la mano derecha.
  • Palpa nuevamente la axila y continúa examinando la mama en forma circular, siempre arrastrando los dedos con una mano, sin levantar, para evitar dejar alguna zona sin palpar.
  • Luego cambia el brazo ubicado detrás de la cabeza, para palpar la mama contralateral.

Recuerda que aunque tu autoexamen sea normal, debes ir al médico o matrona en forma periódica para que tus mamas sean examinadas por un profesional de salud.

Lo más importante, tu primera mamografía debe ser a los 35 años de edad, aunque no tengas molestias ni antecedentes familiares y a partir de los 40 años, la mamografía debe anual, aunque las anteriores hayan sido informadas como normales.

LINDA POR AFUERA, ROSA POR DENTRO

ÚNETE A LA CAUSA MÁS BELLA CON TU RESERVA

CHILE

COLOMBIA